La mujer que sería su esposa le abandonó y se fue con otro hombre a Rumanía, pero en su vientre llevaba aquel fruto de amor que habían compartido. El nunca supo nada hasta que por medio de una carta, la mujer que le dejó le escribió contándole que tenía una hija y que necesitaba estar a su lado. Esta noticia le tomó por sorpresa porque jamás se lo imaginó, sobre todo porque ya habían pasado muchos años y no sabía nada de ella. Llegó el día y fue a recoger a su hija, era muy bella, igual a su madre y aunque no hablaba tan bien el español, para él eso no era problema. Empezaron a conversar y luego a jugar y el sentimiento que nacía en ellos no era de amor fraterno sino de deseo del uno con el otro. La pasión empezó a brotar de sus poros y a medida que se acercaban se miraron, no como padre e hija sino como hombre y mujer. El detonante para que esto llegue a ser una relación incestuosa fue que ella le pidió que toque su corazón, no pudo evitarlo y al hacerlo pudo sentir los bellos pechos de su recién conocida hija. Llegaron a la casa y sólo se dejaron llevar por sus sentimientos y terminaron haciendo el amor. Apenas el día anterior acababan de conocerse y ya estaban en la cama. Su papá le preguntó por qué hacía eso y ella le contó que pensaba que era normal ya que con su padrastro siempre lo hacía. Desde ese momento ella fue su hija y su mujer y él su padre y su marido. Un vídeo porno incestuoso que no puedes perderte.

Comentar el video

Tu correo no va a ser publicado. Campos obligatorios *

*