Era un día soleado y el sobrino estaba caminando yendo a visitar a su amigo cuando de repente vio por la ventana a su tía que acababa de mudarse. Ella estaba preparando el almuerzo y él decidió entrar con el pretexto de ayudarle en lo que sea con tal de mirarla y es que ella siempre es muy coqueta con él y cada vez que están solos o le enseña sus tetas “supuestamente sin querer” o le muestra su ropa interior. Ni bien entró en la cocina el dijo que le ayudaría y ella aceptó, entonces ella le pidió que le agarre la silla para que pueda subirse y limpiar el polvo de arriba y mientras ella limpiaba su sobrino miraba la ropa interior sexy que tenía puesta su tía, ella lo hizo a propósito porque necesitaba una excusa para calentarlo y finalmente follar y es que ambos sabían que querían hacerlo, pero nadie daba el primer paso. Desde ese día él visita constantemente a su tía, como todo buen sobrino y, le ayuda en todo lo que ella le pide, así le pida que le haga sexo oral.

Comentar el video

Tu correo no va a ser publicado. Campos obligatorios *

*