Nieta llega a casa de sus abuelos, en donde ella siempre va cada domingo ya que ellos la cuidaron como una hija. Pues la abuela se ha convertido en toda una zorra,  pues la nieta lleva algo de eso. La dulce abuela cuando se le antoja chupar pinga lo hace, y no le importa si su nieta esta. El abuelo a su edad tiene la verga bien dura y larga en donde la nieta al verlo se sorprendió y deseo también tener esa pinga en su boca. La abuela solo hace un buen pete, en donde la nieta se encargara de follar a su abuelo y sacarle toda la leche de las bolas.

Comentar el video

Tu correo no va a ser publicado. Campos obligatorios *

*