Ella había ido a vivir a casa de su abuelo, un hombre que por su edad ya no trabaja y se dedicaba a llevar una vida tranquila y sin problema alguno, todo iba de lo mejor hasta que ella llegó y alborotó todo su mundo. Sus coquetas faldas y su forma de hablarle hacían que él se descontrole. Había descubierto algunas revistas pornográficas que su nieta veía y le había llamado la atención el conocer por qué le gustaba tanto el sexo a ella. Nunca imaginó que daría el siguiente paso hasta que aquella noche luego de llegar del bar, había salido a tomar porque se sentía inquieto con aquella zorrita en casa. Cuando llegó fue con la revista pornográfica al cuarto de su nieta y se la entregó, ella solo esperaba una muestra de aprobación para lanzarse a sus brazos y follar con él. Sentía que lo amaba y necesitaba besarlo y follar con él y saber si lo que sentía era sólo una ilusión o amor.

Comentar el video

Tu correo no va a ser publicado. Campos obligatorios *

*