El muy puto de mi esposo trabaja desde casa y aprovecha esos momentos de soledad para invitar a sus amigos a ver al futbol y a otras personas que no tengo idea de quienes serán. Mientras yo trabajo todo el día fuera de casa, cuando regreso por las noches encuentro rastros de comida y alcohol. Siempre le reclamo y él me dice que sus amigos son así. Pero le reclamé airadamente cuando un día encontré unas panties de mujer en mi habitación y obviamente no eran mías. Conté esto a mi hermano que vende cámaras de seguridad y me hizo el favor de instalar tres cámaras en mi casa, una en el baño, una en la cocina y una en el dormitorio. Totalmente destruida quedé cuando vi en video al cabrón de mi esposo follando en nuestro baño con la puta de su sobrina y otra jovencita a la cual no reconocí. Lo demandé al desgraciado porque me quiso negar todo pero tenía las pruebas como me era infiel follándose a esas dos putas en mi bañera. Ahora me quedé con la casa y todas las cosas y me importa un carajo si se folla incluso a su madre.

Comentarios cerrados.