Hace una semana sucedió algo me dejó totalmente frío y en shock. Fui junto a mi madre a visitar a mi abuelita, le digo así porque siempre la he visto como mi segunda mamá. Yo tengo 18 años recién cumplidos pero mi trato con ella sigue siendo la de un niño y es que es una persona muy buena y siempre me ha consentido, claro no tanto como a mi hermano y no sabía por qué hasta hace unos días y ahora entiendo todo. Cada vez que mi hermano le decía a mi mamá que iba a visitar a mi abuelita, porque ella vive a 30 minutos de nuestra casa en auto, él se iba muy bien bañado y cuando volvía por la noche o aveces se quedaba en su casa y llegaba al día siguiente yo veía que en su pecho y espalda algo raro, tenía una especie de marcas de uñas, como si se hubiera raspado con algo, ahora comprendo que eran los rasguños provocados por las uñas de mi abuela que se incrustaban en su cuerpo producto de la excitación, pero por qué afirmo eso ahora, pues simplemente porque encontré en el cuarto de mi abuela un vídeo, que no lo iba a ver, pero que por el nombre del título me lleve a casa, decía: “Para Billy“, ese es el nombre de mi hermano. Me llevé el vídeo y en casa lo vi, solo porque me dio mucha curiosidad y no quería que nadie se entere que me había llevado ese vídeo. Lo que vi ese día cambió toda mi vida y el concepto que tenía de mi abuelita y de mi hermano, en el vídeo estaba ella en su cama, desnudándose y hablando frente a la cámara, dedicándole unas palabras muy sensuales a mi hermano y contándole que cuando él vuelva van a hacer lo que siempre hacían cuando estaban en su casa, tener mucho sexo y hacerlo ahí, en su cama para que él pueda dejarle su leche en sus tetas o en su culo. Mientras miraba el vídeo sentía asco e indignación y hasta casi me puse a llorar por lo que había descubierto. Dejé de ver por un rato y salí a la calle a caminar y a pensar y las imágenes de mi abuelita desnuda volvían a mi. Al día siguiente le mandé un correo a mi hermano, que está en otra ciudad estudiando en la universidad y le dije que era una mierda, pero nada más. Hoy he vuelto a ver ese vídeo y ahora me siento extraño porque estoy viendo a mi abuelita de una forma distinta, la veo como una mujer madura, con un cuerpo exquisito y que empiezo a desear, estoy confundido, es la mamá de mi madre y verla desnuda provocativa y como si fuera una prostituta hace que mi pene se ponga duro y hasta me he masturbado hoy. La verdad que no sé qué haré, porque debido a ese vídeo mi vida ha dado un cambio radical y ahora quiero tener sexo con mi abuelita.

Comentar el video

Tu correo no va a ser publicado. Campos obligatorios *

*