Cuando note que mi mujer andaba sacando los pies del plato, mejor dicho que me estaba poniendo los cuernos, tuve la enorme necesidad de saber si esta golfa me estaba engañando, así que puse dos cámaras en la casa y una tercera en la habitación de mi hijo, nunca me imagine cuando las puse que vería a mi mujer gritando y follando de placer con mi menor hijo, ella entro a su recamara y directamente fue a polla, se la metió en la boca y el cedía como si fuese de siempre este acto. Quede consternado como ella gemía con cada arremetida que mi hijo le propinaba. No puedo mentir y me hice una paja mientras miraba como ellos gozaban y ahora en venganza les comparto el video para que ustedes también tomen sus provisiones en casos cuando tengan una esposa pendeja como esta, nunca se descuiden pues serán coronados con unos cuernos demasiado grandes como los que tuve yo.

Comentar el video

Tu correo no va a ser publicado. Campos obligatorios *

*