Era un placer ver a su sobrina durmiendo luego de una noche de locura, luego de que ella llegara totalmente ebria y contándole a su tía que había hecho un trío en el baño de la discoteca. Su tía siempre se había aprovechado de las borracheras de su sobrina y cada vez que llegaba así, iba a su habitación, le quitaba su ropa interior, si aún la tenía puesta y le lamía su chochito muy delicadamente como para que no se despierte. Eso hizo muchas veces, sobre todo los fines de semana que eran los días en que su sobrina, salía a fiestas y llegaba muy ebria. El día de hoy no fue la excepción y fue a su cuarto a hacer lo que más le gusta, lamerle todo y mojarse haciéndolo, pero con lo que no contó es que se despertaría y le preguntaría qué estaba haciendo y más aún, que esto le gustaría mucho, es más, le sorprendió saber que su sobrina le pediría, luego de hacerle algunas preguntas, que le siga lamiendo todo, pero ahora con su consentimiento y despierta, para que ella también pueda interactuar y gozar junto a su tía incestuosa.

Comentar el video

Tu correo no va a ser publicado. Campos obligatorios *

*