Ella es su hija, una italiana hermosa y sensual, la frescura de su juventud se muestra en todo su cuerpo. Por su parte, él su padre un carpintero de profesión que se ha quedado solo ya que su esposa no vive con ellos. Los pensamientos incestuosos han rondado su cabeza muchas veces y es que ha visto en varias oportunidades a su hija masturbarse, mientras ella lo hacía de forma lenta y exitante. Ella sabe bien todo esto y ha sido cómplice de sus deseos puesto que a propósito dejaba la puerta sin seguro para que su padre pudiese entrar y observar esa escena. Hoy ella no aguantado, no ha querido reprimir ese deseo prohibido que tiene hacia su padre y ha ido a su taller vestida de una manera muy sexy, como para no ser rechazada. Se ha acercado lentamente y le ha tocado suavemente, invitándole a realizar su fantasía, follar con ella, su hija. El sexo incestuoso que han tenido en esta oportunidad ha sido delicado, con mucha ternura y es que ella es el vivo reflejo de lo que era su madre. Ahora ella ya no es su pequeña, es su mujer.

Comentar el video

Tu correo no va a ser publicado. Campos obligatorios *

*