El placer incestuoso no podría ser más delicioso sin dos factores realmente esenciales, una hija con un par de tetas como esta guarra y un padre deseoso de hacer mujer a su niña. Pues esta historia es muy reclamada ya que es un claro ejemplo de muchos momentos vividos y ahora representados por esta muchacha, la cual tiene algunos problemas y por tanto se la pasa sin poder dormir, el padre, que ya la ha visto pasarse muchas noches en vela sabe que su hija tiene un problema pero pronto sabrá de que se trata, la hija zorrita le da muchas insinuaciones al padre y este para satisfacer ese placer el sabrá como complacerla con su polla en aquel agujero depilado y muy húmedo.

Comentar el video

Tu correo no va a ser publicado. Campos obligatorios *

*