Eran nuestro viaje de vacaciones y habíamos viajado a una parte de la ciudad donde la naturaleza predomina en el espacio, todo alrededor es naturaleza es lo más hermoso que yo haya podido ver. Habíamos viajado a casa de mi tía, mi padre y dos hermanas y mi mama. Yo no estaba tan contento pues mi madre me había impedido llevar mi móvil donde podría tener contacto con amistades, además de entrar al internet y ver porno online. Tenía que ingeniármelas y decidí irme al campo, mas al aire libre y me estaba por hacer una paja y de repente mi tía quien me había estado observando se dio cuenta del hecho, yo intentaba pronunciar una disculpa mientras ella se acercaba a mi, pero con dirección a mi polla. No me interesaba que vea mi tía, ella me había mostrado las tetas y con eso bastaba, era una mujer lista para follar y así lo entendí cuando escuchaba sus gemidos. Mi tía estaba totalmente húmeda, yo tenía la polla dura por lo que hacíamos. Aquella tarde mi tía se tomo hasta la última gota de mi lefa, fue y ha sido el mejor secreto guardado hasta ahora.

Comentar el video

Tu correo no va a ser publicado. Campos obligatorios *

*