Esta familia había adoptado hace mucho a unos niños tailandeses y los criaron como a sus propios hijos pero fue la mujer quien nunca quiso alejarse de la casa de sus padres adoptivos aún cuando ya tenía 20 años. Su hermano se fue en busca de sus padres verdaderos porque quería conocerlos, pero a ella no le importaba esto porque había empezado a enamorarse de aquel hombre que la cuidó como lo hubiera hecho su padre. Vio en él a esa persona que la engrió y mimó por años y ahora ella quería hacer lo mismo con él, todo esto a espaldas de su madre adoptiva. Cuando se quedaban solos se entregaban al placer de sus deseos y se tocaban y ahora hasta él ha pensado divorciarse de su esposa para casarse con la que fuera su hija adoptiva. Una historia de incesto bastante excitante.

Comentarios cerrados.