Desde muy pequeño su tia siempre ha sido muy cariñosa con él. Cada vez que llegaba a visitar a su hermana llevaba regalos a sus sobrinos, pero el regalo más costoso y bonito siempre era para su sobrino favorito y es que ella lo tuvo claro desde un comienzo, su sobrino siempre fue el que tendría lo mejor que ella le podría ofrecer, aún si más adelante fuera ofrecerle su cuerpo. Ciertamente esto incomodaba y ponía celosa a la hermana de él. Pero a la tía esto no le importaba mucho, sabía muy bien que luego de unos años él le recompensaría con creces. Han pasado ya los años y el sobrino ya es un hombre y ahora es él quien visita a su tia, pero no le lleva los regalos típicos, lo que le lleva es una polla bien dura para follarla y agradecerle todo lo que ella ha hecho por él durante largos años. En esta oportunidad ha ido solo un rato porque tiene que ir a estudiar, pero no ha desaprovechado la ocasión y le ha dejado toda la lefa en la grandes tetas de su tia incestuosa.

Comentar el video

Tu correo no va a ser publicado. Campos obligatorios *

*