Desde aquella vez que vi a mi hermana dándose un baño, me he venido masturbando y he dejado de hacerlo debido a que ahora tengo una lujuriosa y sobre todo una incestuosa relación con ella. A pesar de vivir en la misma casa que compartimos con nuestros padres, nos la hemos ingeniado para disfrutar de nuestra juventud y de nuestra sensualidad. Ella sabe cómo ponerme totalmente distinto a lo que aparento y yo sé como ella se convierte en un putita decente al rozar mi lengua con sus pezones pequeño y rosas. Sé que está muy mal que la diga pero la deseo con todo mi corazón y con todo mi cuerpo que se que ella tambien desea tenerme dentro por eso casi siempre deja abierta la puerta del baño para dejarme entrar y follarmela ahí mismo algunas veces en silencio y otras cuando incluso nuestros padres están en casa. No sé cómo esto terminará y tampoco quiero pensar en un final, quizás algún día alguno de los dos tenga pareja y ese sea el verdadero motivo de nuestra separación pero por el momento me siento bien de follarme a mi hermanita menor que es un delicia al momento de hacerlo.

Comentar el video

Tu correo no va a ser publicado. Campos obligatorios *

*