Luego de que con mi esposa Denisse tuviéramos la primera ruptura matrimonial pusimos mucho empeño para que nuestro matrimonio retome la senda como cuando recién empezamos nuestra historia. Amo a mi mujer, es mi esposa, la madre de mis hijos y también la culpable de haberme presentado a una de sus primas con la cual casi arruino mi matrimonio. Gabriela era la prima de mi mujer, ella era una mujer muy sensual, de piel fresca, juvenil y sobre todo una mujer realmente hermosa y sexy, la cual podía poner loco a cualquier hombre y yo fui una de sus víctimas. Sucedía que Gabriela era especialista en meterse en relación de personas casadas y no respetaba ni siquiera el matrimonio de su prima. Yo había sucumbido a los encantos sexuales de ella. Era una mujer con la cual se podía gozar mucho. Me hacía sentir tan hombre al follármela, su manera de moverse, de dejarse follar, y esa forma de entregarse cuando me sacaba toda la leche hicieron que estuviese a punto de olvidar mi matrimonio, a mi esposa y a mis hijos. Cometí el error más grande que cualquier hombre infiel puede hacer, llevar a tu amante al hotel donde ya has llevado a tu mujer, tuve que dar unos cuantos dólares al recepcionista para que guardase el secreto, ya había llegado al límite. Después de esto tuve que ser fuerte para decidir, luego de mi última aventura con ella, dejarla de ver para poder retomar mi vida anterior la cual estaba a punto de terminar por una aventura con esa bella y complaciente mujer.

Categoria:

Extra

Tags: