Desde aquella primera vez que nos dimos nuestro primer beso, mi hermano se convirtió en aquel ser humano con el que yo deseaba pasar el resto de mis días, aunque él en un inicio no supo o no tenía muy claras mis intenciones, me encargué que con el tiempo él se vaya dando cuenta perfectamente que era lo que yo quería. Luego de revelarle mi más sagrado secreto, mi hermano algo confundido no pudo quitar mi boca de su polla, cuando sin pedirle permiso le dije que yo le tomaría sexualmente. Y es así como nuestra relación ha tomado un vuelco increíble, antes era yo quien no dejaba de desear íntimamente a mi hermano, pero ahora él es quien sabe complacer cada momento de angustia sexual. Nos compenetramos muy bien y bueno nos gusta el morbo de estar grabando cada encuentro sexual, en los cuales él sabe volverme coloca con ese pedazo de carne gruesa y grande entrando y saliendo de mi culo y coño al mismo tiempo. No me apena decir que amo a este hombre aunque por nuestras venas corra el mismo tipo de sangre.

Comentar el video

Tu correo no va a ser publicado. Campos obligatorios *

*