Ellos estaban de lo más rico follando en su cuarto cuando de repente su hijo, un joven que tiene retardo mental, luego de escuchar sus fuertes gemidos fue al cuarto de sus padres y empezó a espiarlos, primero al costado de la cama y luego debajo. Mientras lo hacían, se dieron cuenta de que él estaba ahí y como sabían que era muy difícil que él pueda conseguir novia por su estado, pues decidieron incluirlo en su cama. Estaban ahí, padre, madre e hijo, follando en la misma cama y él estaba sintiendo un placer que nunca antes había sentido. Los labios de su madre que antes le habían besado el rostro con ternura, hoy estaban besando su polla con pasión. Fue el día en que descubrió que sus padres no sólo podían darle cuidado hasta que se muera porque es dependiente de ellos debido a su enfermedad, sino que también podían darle placer extremo teniendo sexo con él, su propio hijo.

Comentar el video

Tu correo no va a ser publicado. Campos obligatorios *

*