Este hijo pervertido ha entrado al cuarto de su madre a buscar sus bragas y se ha puesto a olerlas lentamente, en cada respiro que hace, piensa en el excitante olor que salen de ellas, un olor a una mujer madura y prohibida, su madre. Luego de unos momentos, esa excitación se ve interrumpida por la llegada de su progenitora. Ella entra a su cuarto, ve a su hijo en una actitud lasciva y se acerca hacia él. Ya se ha dado cuenta que le mira con deseo desde hace mucho y este sentimiento incestuoso es compartido por ella ya que desde que su esposo les dejara no ha follado con nadie y hoy, que tiene la oportunidad no va a negarse ese placer y tendrá sexo, por primera vez con su propio hijo, a quien de ahora en adelante mirará como el hombre de su vida.

Comentar el video

Tu correo no va a ser publicado. Campos obligatorios *

*