Cuento esta historia en vista de las muchas personas que como yo que ya no guardan el secreto de tener que estar experimentando y viviendo relaciones incestuosas. Esta historia trata de mi hermana Susana y mi primo Ronald, hace mucho él y yo tenemos sexo con mi hermana y todo esto empezó cuando descubrí a mi hermana montando la polla de mi primo en nuestra casa. Al inicio, como cualquiera, al verlos follando me exalté pero esa escena también me produjo un impulso incestuoso no sólo por compartir sexualmente a mi hermana con mi primo sino porque estaba consciente de la atracción sexual que sentía por ver follar a mi primo y a mi hermana. Fue así como nuestras relaciones incestuosas empezaron, interminables momentos en los cuales sometíamos sexualmente a mi hermana, ella era una fanática del sexo anal, le gusta recibir pollas tanto por el coño como por el culo, al mismo tiempo, ella es una verdadera adicta al sexo, los tres sabemos que esto que tenemos debemos conservarlo muy bien para que nuestras familias no se enteren de lo que a solas nosotros tres hacemos.

Comentar el video

Tu correo no va a ser publicado. Campos obligatorios *

*