Madre es una zorra incestuosa adicta a las apuestas, pues ese vicio lo tiene también su hijo y es po esa razón que cuando juegan póker entre ellos pierden hasta la ropa y por último la madre siempre se pone en cuatro patas para sentir la verga dura de su hijo en su concha caliente porque ella perdió, aunque eso lo hace apropósito. Que tal juego incestuoso.

Comentar el video

Tu correo no va a ser publicado. Campos obligatorios *

*