Aquella noche celebraríamos el cumpleaños de Marcos, mi hermano mayor. Natalie es su esposa pero al mismo tiempo la más desinteresada de querer celebrar el cumpleaños. Hace algunos meses yo estaba totalmente decepcionado de la decisión que mi hermano había tomado en casarse con Natalie, una morena de enormes tetas que cualquier hombre en la calle al solo verla se podría dar cuenta de que era una total zorra, pero bueno era la decisión de mi hermano y al final el cornudo si fuese el caso, sería el, no yo. Aquella tarde Natalie ya había llevado al extremo todas sus indirectas conmigo, más de una vez a espaldas de mi hermano se me había insinuado, algo que me había molestado mucho, no tenía manera de cómo decirle a mi hermano que su esposa era una cerda. Mi familia junto con mi hermano habían salido a distraerlo mientras yo preparaba todo en casa ya que queríamos que fuese una fiesta sorpresa, pero Natalie había llegado precisamente en ese momento, guardé el pastel de cumpleaños y salí por uno minutos y al regresar la muy zorra se lo había comido. Ya estaba cansado de esa zorra, en mi cara me dijo que ella quería comerse otra cosa más, no me aguanté y de la cólera me la empecé a follar, no me importaba si por la puerta ingresaba mi familia y hermano y veían todo, sería la mejor oportunidad para hacerles saber con quién se había casado. La muy zorra en vez de poner resistencia pedía a gritos que no le saque la polla del culo, luego se la metí por ese coño negro y gozó como toda una puta y luego le lance con cólera toda mi leche en su cara. Ese día no comimos pastel por lo que tuvimos que salir a comer todos a la calle y ahora si la más emocionada en el cumpleaños de mi hermano era la puta de sus esposa. Qué puedo hacer si luego de probar su culo y confirmar que se moría por follar conmigo ahora es mi zorra, aunque sea la mujer de mi hermano.

Comentar el video

Tu correo no va a ser publicado. Campos obligatorios *

*