Todo empezó hace mucho tiempo cuando mi abuelo me trataba muy bien , yo fui la que empezó a confundir ese aprecio con otras intenciones y así poco a poco fui queriendo a mi abuelo que ya había puesto los ojos en mi pero no hacía nada pues aun era un niña. Pero cuando ya había crecido y ya era una mujer hecha y derecha mi abuelo no pudo soportar más quizás porque sabía que esa era la última vez que me podría tener y decidió dar un paso más. Me dejo tomar su polla mientras el contemplaba mi coño rasurado que se estremecía y no aguantaba las ganas de probar dentro mío por fin su polla longeva pero gruesa. Esa misma tarde todo acabo cuando el depósito toda su leche en mi boca, me hizo tragar una cantidad impresionante digna para la ocasión.

Comentar el video

Tu correo no va a ser publicado. Campos obligatorios *

*