Cuando conocí a Richard supe que el verdadero amor había llegado a mi vida, luego de muchos malos ratos con amores malos por fin había llegado el hombre con el cual deseaba empezar a vivir mi vida. Todo era felicidad con mi novio, era muy atento como hombre y me trataba muy bien y ni que quejarme del aspecto íntimo, algo que me gustaba mucho de mi novio era la manera como él me follaba con esa polla larga y gruesa. Solo hacía falta un paso más y era empezar a conocer a su familia para poder dar el siguiente paso de casarnos, y es así como mi novio me empezó a hacer frecuentar su casa y notaba que sus padres eran algo fuera de lo común, no tenía idea de qué era precisamente aquello que los hacia diferentes pero cierta noche cuando Richard me dejo con ellos, tanto su padre como su madre me explicaron la conducta sexual que regía bajo su casa y bajo sus huéspedes y como yo iba a pasar a ser miembro de la familia necesitaba aprender todas esas cosas. Quedé impresionada del tamaño de la polla del padre de Richard, mucho más larga y gruesa que la de él, mientras la puta de la madre se masturbaba el padre me daba con todo por el coño. Luego de eso me inicié positivamente con la familia de Richard, la cual ahora me convoca para próximas orgías las cuales disfruto mucho.

Comentarios cerrados.