Este matrimonio hace mucho tiempo lleva muchas bajas en cuanto al aspecto sexual se refiere, esta mujer sabe que su coño ya no ajusta la polla de su marido como en aquellos tiempos cuando eran enamorados y está muy preocupada por eso, no quiere que el macho se le vaya de la casa y se busque a otra mujer. Por tal motivo ha planeado la mejor estrategia para ella y la menos pensada tanto para su hija como para su esposo, pero ya viene conversando sobre el tema con la hija y ella ha decidida ayudar a la golfa de su madre y es que no quiere que su padrastro se vaya de casa. El esposo recibe la llamada con la invitación a un conocido hotel de la ciudad donde ella ha separado una suite para pasar un aniversario más. El esposo para no hacer sentir mal a su mujer acepta, pero no se imagina que se encontrará con madre e hija, ambas dispuestas una a mejorar su matrimonio y la otra a ayudar a su madre en todo lo posible para que esto suceda. Las putas juegan con la polla del afortunado sobándosela por las tetas y chupan una y otra vez, madre e hija compartiendo la polla del esposo y la otra del padrastro que con este regalito sin duda se quedará, pues ahora no tendrá solo a una mujer en su cama sino a la hija de ésta también para cuando quiera salir de la rutina.

Comentarios cerrados.