Mi abuelo tiene casi 80 años de edad y aún quiere tener sexo, esa vitalidad que él tiene me calienta mucho y cada vez que voy a su casa para pedirle dinero él siempre me da lo que necesito y algo más por si me falta. Empecé a ser algo así como, su prostituta personal, el día en que no tuve a dónde ir porque estaba muy borracha y no quería llegar a casa de mis padres para que no me regañen, fue entonces que decidí ir a su casa. Llegué toda ebria y sin poder caminar muy bien y fue mi abuelo quien me llevó a la cama para descansar, pero estaba tan ebria y caliente que le pedí continuar la fiesta ahí en el cuarto, él sacó un vodka y empezamos a tomar, mareados ya por el alcohol me acerqué y le besé y empecé a hacerle sexo oral, algo que le volvió loco de excitación. Terminamos follando ese día, aunque no recuerdo muy bien los detalles del sexo incestuoso que tuve con mi abuelo porque como dije, estaba muy ebria. Ahora visito continuamente su cuarto y follo con él a cambio de dinero y también no puedo negar que me da placer mientras lo hago con un hombre que tiene muchísimas cosas que enseñarme.

Comentar el video

Tu correo no va a ser publicado. Campos obligatorios *

*