Tengo una única nieta con la cual me llevo muy bien y yo diría mucho más que bien. Desde aquella oportunidad en la que coincidimos en el baño de la casa donde yo vivo con sus padres. Ella estaba cachonda yo no pude evitarlo, solo la miraba y fantaseaba al verla tocándose los senos, sentía mi polla que tomaba vida, a pesar de los años la sentía con mucho vigor pero estaba sintiendo placer por mi nieta. Ella me observo y tomo mi polla, no se refirió nada más, me besaba y la jalaba, yo estaba muy sorprendido por ese cambio de conducta pero me sentía muy placentero. Ella me hizo un buen sexo oral y luego me llevo a sentarme donde pude sentir mucho más profunda su garganta y su lengua, no sé que le pasaba a mi nieta y no pensaba decirle nada, quizás seria una de las últimas experiencias y ella quería un anal y yo le iba a complacer. Luego se dio la media vuelta y puso mi polla dentro de su coño, me saco la lefa y sentí como mi vida cambiaria de aquella vez porque ahora suelo follar con mi nieta al menos cada dos veces a la semana cuando ella tiene ganas.

Comentar el video

Tu correo no va a ser publicado. Campos obligatorios *

*