Estaba sospechando ya hace más de tres meses que mi marido me ponía los cuernos con algunas de mis amigas, pero ellas fueron las primeras en salir de esa lista, luego supuse que sería con algunas de sus ex parejas y me volví a dar con la ingrata sorpresa que ninguna de ellas estaba interesada en Miguel, ¿entonces a quien se podría estar follando mi esposo? Tomé el consejo de una de mis amigas que me advirtió sobre instalar una cámara espía mientras yo no estaba en casa. Precisamente ese fin de semana me tenía que ir a casa de mi mama fuera de la ciudad y tal cual mi amiga me había recomendado, dejé todo en su lugar en nuestra habitación luego de instalar ese bendito aparato. A mi regreso quedé totalmente conmocionada al enterarme gracias a la cámara que puse que la perra que salía con mi marido y a la cual se follaba era su sobrina. Todo quedó registrado, desde que ingresaron hasta que le dejó toda la leche dentro. La muy puta estaba haciendo muy bien el trabajo que yo ya no hacía con Miguel. Al ver el video sentía rabia y al mismo tiempo sentía pena porque si mi marido había optado por buscar otra mujer así sea su sobrina era porque yo no estaba motivándolo lo suficiente en la cama. De la cólera he decidido hacer público el video enviándolo a muchas páginas porno para que se enteren la clase de perra que es su sobrina y por meterse con hombres de la misma familia y encima casados.

Comentar el video

Tu correo no va a ser publicado. Campos obligatorios *

*