Dicen que pasado los treinta y cinco años para una mujer, estas corren el riesgo de quedarse solteronas y eso es lo que está ocurriendo con mi hermana Jimena. Luego de innumerables noviazgos truncos aún no ha encontrado al hombre ideal y yo la verdad no tengo idea de porqué. Dicen que una de esas razones puede ser la inseguridad y quizás ese sea el gran problema de Jimena. Además de descubrir que era toda una experta amante de las pajas con grandes pollas de goma, me di cuenta también que el problema más que físicamente era sicológico. No es una hembra que uno la ve en la calle y se la quiera follar pero tiene algunos detalles que en la intimidad gustarían a cualquier hombre. Luego de empezar con una ligera paja con su consolador principal, Jimena me pedía que introduzca mis dedos por su ojete mientras ella se metía hasta lo más profundo de su coño su amiguito de goma y fue cuando se estremeció y lanzo interminables chorros de su intimidad. Esto era lo que acomplejó a mi hermana durante años y no permitió que se mostrase tal como es, sin saber que a muchos de nosotros los hombres nos agrada que de vez en cuando se meen un poco. Ahora luego de estos juegos incestuosos que tuvimos, me cuenta que su actual novio esta más que feliz de que lo bañe de su humedad mientras se corre innumerables veces.

Comentarios

  1. Karol G dice:

    Me excita ver que hermanos follen y se muestren, me gustaría tener esa experiencia