Siento que ha sido una de las mejores decisiones que he tomado en mi empresa, contratar a mi prima como mi secretaria. Sabía que no era muy eficiente ni responsable, pero necesitaba a alguien de mi confianza para que pueda “ocultar mis infidelidades y vicios” y pensé en quién mejor que mi prima Rebeca para ese puesto que ella. La conozco desde que éramos niños y siempre fue bien puta, pero nunca tuve nada con ella aunque muchas veces cuando estuvimos solos se me insinúo. Tenía una regla y ésta era “nada de sexo con la familia”, pero un día ella entró a mi oficina y pudo ver el consolador que había usado la noche anterior con una de mis amantes, la cual lo había dejado sin darse cuenta porque cuando lo estábamos haciendo de lo más rico llamó mi esposa. Su sorpresa fue más que grande al ver ese enorme consolador y empezó a jugar con el y metérselo en su coño. Estaba tan excitada que no le importó que yo llegara en cualquier momento, es más, pensó que si la veía así quizá por fin podríamos tener sexo y así fue como pasó. No me aguanté cuando la vi dándose placer sola y tuve que follármela. Dejé a un lado aquella regla de no involucrarme con la familia en el sexo y me dispuse a hacerla mía. Por fin, luego de mucho follamos y ahora me siento más que feliz. Es mi secretaria, mi puta, mi prima y mi amante y lo mejor de todo es que no se molesta que siga metiendo mujeres a mi oficina y cuando llama mi esposa le dice que estoy en una “reunión”.

Comentar el video

Tu correo no va a ser publicado. Campos obligatorios *

*