Aquella noche sabía que pasaría algo, luego de reunirnos en familia de mi hermana me comento que si su hijo podía irse conmigo y quedarse a pasar la noche en mi casa, y acepte además vivo sola y mi sobrino además de ser un joven muy atractivo vi como una perfecta oportunidad aquella noche el tenerlo en mi casa para hacer de mis placeres y morbosidades un hecho cumplido. Mientras regresábamos a casa la conversación se tomo cachonda por mi parte pero él se encontraba serio, yo ya tenía el coño mojado, en aquella reunión los licores ingeridos habían hecho lo suyo y solo basto que llegásemos a mi casa para abalanzarme como una fiera en celo sobre mi sobrino quien al inicio se negó pero cuando sintió el calor de mis labios en su polla dejo que haga con el de todo hasta dejarme montarme sobre él, pero el placer llego al clímax cuando me corrí mientras sentía como el derramaba sobre mi vagina dilatada, fue una de las locuras que a mi edad no se vuelven a repetir.

Comentar el video

Tu correo no va a ser publicado. Campos obligatorios *

*