Desde que era niño recuerdo que mi Tía Jimena tenía, de entre todos mis hermanos, un cariño muy especial hacia mí. Ella luego se comprometió y casó, paso el tiempo, yo maduré y ella tuvo sus hijos con su esposo German, pero siempre hubo el mismo trato y la confianza que nos permitía conversar de temas que no se darían en cualquier hombre y mujer refiriéndose al respeto que debería de haber por ser mi tía. Con ella podía conversar todos los temas, desde el sexo que yo tenía con mis novias hasta las veces en las que ella me contaba que luego de tener a sus hijos ya no sentía tanto placer en su coño al ser penetrada por su esposo. Fue así como luego de contarle que mi novia Azucena y yo habíamos tenido nuestro primer trío, ella se animó a confesarme que su esposo y ella ya habían hablado para optar por nuevas estrategias que hicieran renacer el deseo sexual en su vida y si eso incluía un trío no habría problema, sólo encontrar alguien de confianza. Luego de escuchar a mi tía y planear todo no fue tan difícil de convencer a mi novia. Llegamos mi novia y yo a su casa y luego de unas copas para perder los nervios, nos fuimos al sofá. Yo ya sabía lo que era ver como otro hombre se follaba a mi novia, pero creo que German nunca se imaginó cómo yo haría gritar de placer a su mujer. Mi tía gozaba desde el inicio sobándome los huevos mientras lamia con unas ganas locas mi polla de arriba a abajo, por su parte mi novia estaba sorprendida de la actitud desenfadada de German. Para ese momento cada uno se preocupaba de la hembra que estaba follando pero de vez en cuando nos mirábamos. Mi tía no dejaba de sacudir su cabeza al sentir como mi polla mucho más dura que la de su esposo calzaba bien en su coño algo estirado. Por otra parte, yo escuchaba que German le decía a Azucena que ella tenía el coño muy húmedo y angosto. Fue un festín, realmente no pensé que podía salir mejor. La verdad me gustó mucho y a azucena también, mi tía también me supo motivar como para darle toda mi leche en su espalda y culo y vi como la muy puta de mi novia también gozó sacándole la leche a German con una buena mamada. Luego de eso ahora mi tía nos invita una que otra vez al mes para visitarlos en su casa.

Comentar el video

Tu correo no va a ser publicado. Campos obligatorios *

*