Era algo que le gustaba mucho, aquella sensación al expulsar a chorros su semen y hacerlo producto del gran sexo oral que le daba su tía, hacían de ese momento algo realmente excitante a tal punto que no se movía. Toda su polla estaba muy sensible y sobre todo la punta, para su tía era el momento más esperado y cuando la leche se derramaba ella no la desperdiciaba porque con su lengua la recogía y la lamía. Una escena excitante y placentera y una tía incestuosa que cualquier quisiera tener a su lado.

Comentar el video

Tu correo no va a ser publicado. Campos obligatorios *

*