El es su hijo, ya no es un niño, ahora ya es todo un hombre y su madre ha empezado a verle así y un día no se ha aguantado las ganas y se ha puesto encima de él cuando dormía. El pensaba que todo era un sueño y cuando despertó le dijo: “No lo hagas madre”, pero ella continuó y le dijo que todas las familias lo hacen sino que no lo dicen por la verguenza y por el “qué dirán”. El no podía creerlo, su madre estaba encima de él haciéndole sexo oral y brindándole un placer desconocido porque aún no había probado mujer alguna. Para que no sienta tan mal le dijo que no era su hijo ya que no tenían lazos de sangre. Luego no pararon hasta terminar de hacerlo y complacer tanto el cuerpo caliente de ella como el de él. Lo que ella le enseño ese día, él jamás lo olvidaría y luego de unos días, él sería quien tome la iniciativa y haga de ella, su madre, su mujer.
2da parte

Comentar el video

Tu correo no va a ser publicado. Campos obligatorios *

*