Este padre y su hija se la pasan coqueteando en frente de las narices de la madre y ella ni cuenta, en donde se encuentren ellos pasan mandándose indirectas las cuales dejan ver mucho la relación incestuosa que mantienen. Pero como en todos los casos siempre hay un tercer familiar que descubre esto y suceden dos cosas, o hay problemas o esta última persona se une a la fiesta. Precisamente mientras la madre se había marchado a la cama, el padre va en busca de su hija la cual se encuentra masturbando ese coño incestuoso, el padre mientras la complace con su polla, le llena la boca y el coño con ese pedazo de carne y no se percata que su esposa ingresa y les mira, pero esta tía ha estado mirando a través de la puerta y sabia perfectamente lo que estaba sucediendo en esa habitación. Ella elige luego de haberse excitado unirse y formar un trio incestuoso. Estas son las mejores historias incestuosas en donde la madre contempla como la hija se inicia sexualmente ya sea con el hermano, tío o incluso el padre de esta.

Comentarios cerrados.