Soy la menor de las tres hermanas y nuestros padres siempre nos han inculcado que la familia es lo más importante y además que lo mejor que nos suceda siempre se debe compartir con la familia, es así como aplicando todo lo enseñado por ellos les contaré esta historia. Ramón es un chico de Puerto Rico que recién he ha mudado a nuestro vecindario, por la edad contemporánea que tiene conmigo me hizo caso a mí primero y no a mis hermanas que no son menos hermosas que yo. Así que estuvimos como novios al poco tiempo de habernos conocido. Mis hermanas estaban emocionadas por mí, me preguntaban qué tal me iba con él y yo les decía que estaba más feliz que nunca, pero ellas sabían que yo les estaba ocultando algo más y algo que era muy bueno, mi sonrisa era mucho más larga que de costumbre, así que les conté que Ramón era un superdotado de la polla. Ellas quedaron impresionadas con todas las características que yo les di sobre él. Nosotras siempre hemos sido muy íntimas, en casi todo, pero queríamos dar un paso más acerca de eso y todas estábamos de acuerdo, así que una noche cuando Ramón esperaba encontrarme sola en mi cuarto, a escondidas de mis padres, no se imaginó la triple sorpresa que le daría junto a mis hermanas. Nos presentamos ante él las tres e hicimos que esa noche él sea un hombre privilegiado de tener a tres guarras deseosas de las medidas(tamaño) de su polla. El la pasó genial todo el tiempo hasta terminar sin nada de leche la cual fue absorbida gota a gota por nuestras bocas y saboreada por nuestras lenguas.

Comentar el video

Tu correo no va a ser publicado. Campos obligatorios *

*