Román se la pasaba mucho tiempo, según él trabajando y prácticamente dejaba de lado a su mujer la cual estaba gestando de aproximadamente 14 semanas. Yo por esas fechas había llegado de vacaciones a visitarlos y me tomé por sorpresa que casi la mayor parte del tiempo me la pasaba a solas con la pobre Mary a la que solo le quedaba esperar las sobras de amor que le deba el futuro padre de su hijo. Yo no estaba tan conforme con ese comportamiento y le hablaba seriamente a mi prima diciéndole que cómo es que ella siendo una mujer tan linda e inteligente se había dejado embarazar por ese idiota. Mi forma de ser y el tiempo que pasaba al lado con mi prima despertaron deseos que ella también tenía guardados. Sentíamos ganas, el sexo oral que nos brindábamos para satisfacer nuestras ansias sexuales no bastaban pero tampoco podíamos hacerlo mucho tiempo por su coño porque podríamos hacerle daño a su bebe, así que casi todos los días calmaba esos deseos descontrolados de mi prima con ayuda de un lubricante y mucho cuidado. Nuestra pasión en la cama fue tan intensa que me la follaba por el culo casi siempre. El deseo de placer anal que mi prima había descubierto conmigo en esta etapa de su vida le fascinaba y yo estaba más que contento que cumplir con lo que el tarado de su esposo no llenaba.

Comentar el video

Tu correo no va a ser publicado. Campos obligatorios *

*