Chaval está muy enamorado de su madre que en realidad es su madrastra. El sabe bien que su padre es un hombre viejo y que no le hace chillar como cerdilla todas las noches en donde ella está siempre sedienta de pinga. El chaval le escribe un poema diciéndole todo lo que el siente por ella. La madre deja ver sus enormes tetas a su hijastro en donde el chaval siempre ha soñado con esas tetas y ahora lo tiene cerca. La madre se desnuda y le da tremenda chupada de pinga donde el chaval está muy feliz que le da su buena follada y la puta madre le saca la leche de rodillas tragándose cada gota de semen.

Comentar el video

Tu correo no va a ser publicado. Campos obligatorios *

*