Fui a visitar a mi tía quien vive en la ciudad y estuve con ella en mis vacaciones. Ella aparte de ser mi tía, es mi madrina y como toda madrina me engríe bastante y me trata muy bien, es más, me ha sabido comprender como ninguna mujer lo ha hecho. En el tiempo en que estuve en su casa todo fue maravilloso, desde despertarme a las 11am luego de haberme dormido la noche anterior a las 3 o 4am luego de haber visto películas porno o jugado play station. Todo fue excelente y nunca imaginé que mi maravillosa estadía se convertiría en muy placentera. Un día, como muchas noches, me puse a ver una porno y la puerta estaba abierta, no me di cuenta y cuando me estaba masturbando entró mi tía y me vio con la polla dura cuando me la frotaba, no supo qué hacer y salió corriendo. Yo me avergoncé y me levanté, cerré mi puerta, apagué todo y me puse a dormir. Luego de ese día todo cambió, mi tía sabía que ya era todo un hombre y que lo que hacía era normal, ahora me trataba y se vestía diferente, como provocándome. Una noche empezamos a tomar licor y luego de estar un poco ebrios me habló de lo sucedido y me dijo que era normal, pero ahora que estaba en su casa no debía hacerlo solo, cuando me dijo esto se me paró la polla y ella lo notó. Se acercó a mi y me besó y luego de eso empezó a hacerme un pete maravilloso, desde ese día lo hacemos por toda la casa y nos encanta. Hoy cuando fui a darme una ducha, la encontré en el baño, ella sabía que iba a bañarme y aprovechó la ocasión para seducirme como lo ha está haciendo muy a menudo y, entregarse a mis deseos y pasión. Es mi tía, una mujer incestuosa y yo soy su sobrino, ahora, gracias a ella convertido en un sobrino incestuoso.

Comentar el video

Tu correo no va a ser publicado. Campos obligatorios *

*