El es su sobrino, un chaval que hace poco está viviendo con la hermana de su mamá; es decir, su tía, una mujer que por andar siempre pensando en los demás está sola y sin pretendiente y es que ya los años han pasado y ella, durante toda su vida, se ha dedicado a trabajar incansablemente para tener mucho dinero y a velar por su familia. Es precisamente, el ayudarles la razón por la cual su sobrino está viviendo con ella puesto que le está pagando la universidad y dando alojamiento en su casa para que pueda tener todas las comodidades y así terminar de estudiar y poder valerse por sí solo. La falta de un hombre en su vida ha hecho que ella se fije en su sobrino, pero trate de acallar ese sentimiento puesto que se dice a si misma “es una idea alocada y prohibida y que tengo que desechar”, pero una cosa es lo que piensa y otra la que siente cuando le ve caminar por la casa sin polo o aveces con tan solo la toalla, imaginando que debajo de esta se encuentra una polla tierna y llena de lujuria algo que desea enormemente. Este deseo se ha ido acrecentando con el paso de los días y no puede controlarlo, precisamente esto es lo que acaba de pasar y es que ha sido testigo de algo que no la deja vivir tranquila, sus hormonas han sido alborotadas al extremo al verle masturbándose en su cuarto y es que fue a llamarle para desayunar cuando de repente entró sin avisar y le vio frotándose la polla y viendo una de sus fotos cuando ella estaba con un vestido muy sexy. Esta escena le ha dejado perturbada y lo único que ha atinado a hacer es ir a la ducha y darse un baño con agua fría para tratar de calmarse puesto que siente que no puede contenerse y puede hacer algo de lo que quizá luego se arrepienta. El sobrino se avergonzó en un primer momento al ser encontrado en esa forma, pero no se ha contenido y como no había terminado pues su paja fue interrumpida y mas aún sabiendo que su tía está en la ducha, le ha seguido y ha entrado con el pretexto de lavarse, pero lo ha hecho con el fin de verla desnuda y poder follársela. Luego de verla un rato ha decidido entrar a la bañera junto a ella, en un primer momento ella se ha resistido pero luego de que sintiera su mano dentro de su chochito se ha dejado llevar y ha terminado haciendo lo que la razón le prohibía, follar con su sobrino. Desde este momento ella es la mujer de su sobrino y ahora él es el amo y señor de la casa simplemente por el hecho de ser el hombre que se folle a su tía. Un video incestuoso de los buenos colegas.

Comentar el video

Tu correo no va a ser publicado. Campos obligatorios *

*