Ella es su hija, una jovencita que recién a los 20 años comprendió que realmente estaba enamorada de un solo hombre, pero este era un amor prohibido por la sociedad y por su familia. Durante varios años estuvo confundida y no tuvo tranquilidad emocional, el amor que sentía a su progenitor era muy fuerte y los deseos hacia él se hacían cada vez más incontrolables. Ella sabía que la relación que él mantenía con su actual pareja no estaba del todo bien porque discutían mucho por la falta de dinero. Su madrastra, una mujer acostumbrada a la vida cómoda, terminó dejándolo cuando él perdió su trabajo. Ese fue un momento que cambió la vida de todos en aquella casa. Por un lado, el padre estaba sin empleo y sin mujer, estaba arruinado económicamente, las deudas era su constante preocupación. Por otro lado, su hija veía todo lo que pasaba y decidió salir en busca de un empleo porque quería ayudar, de cualquier forma, a su padre, así sea vendiendo su cuerpo. Alguien le ofreció un buen trabajo a cambio de sexo cada mes luego de recibir su pago, ella aceptó y desde ese momento fue la mujer que solventaba todos los gastos de casa y pagó todas las deudas. Su padre se sentía orgulloso de ella y un día ella para celebrar se embriagaron, con las copas encima ella le confesó que estaba enamorada de él y que quería ser ahora su mujer, que no viera en ella a su hijita, sino que la vea como una mujer que estaba dispuesta a ser su perra y prostituta en la cama y en su casa y que todo, incluso su sueldo, sería para él. Desde ese momento ellos son como marido y mujer y él ya dejó de verla como su hijita, que un día fue y, ahora la ve como su fiel mujer.

Comentar el video

Tu correo no va a ser publicado. Campos obligatorios *

*