Están en casa solos y ella ha entrado al cuarto de su hermano, sabe lo que quiere y no tiene por qué decirle algo, simplemente se acerca y arrodillándose se prepara para darle los buenos días, pero no lo va a hacer como de costumbre, su saludo va a ser algo más intimo y carnal. Por su parte, él ya está sin la pijama listo para darle de mamar y cuando ella ya está arrodillada se la ofrece como diciéndole: “toma, trágatela toda y exprímemela que no queda nada de leche“. Se la agarra y sin decirle nada se la mete a la boca y empieza la fiesta. Una y otra vez se la mete hasta el fondo y jugando con su lengua la saca y la vuelve a meter, en ocasiones la mira como diciendo: “todo esto me entra!!!“. Hay momentos en los que le lame sólo la cabecita y esto produce mucha excitación en su hermano. Cuando finalmente se da cuenta que ya está muy dura, sin decirle nada, se echa y él empieza a penetrarla, primero suavemente y luego con fuerza. Le introduce toda su polla en el chochito de su hermana y finalmente se viene en medio de sus tetas y algo de su leche le cae en la cara. Es su hermana, sangre de su sangre y también es su mujer.

Comentar el video

Tu correo no va a ser publicado. Campos obligatorios *

*