El es de esos padres que están dispuestos a complacer en todo a su hija con tal de consentirlas, pero él no lo hace sólo por eso, lo hace porque en realidad no quiere perderla como mujer puesto que mantiene una relación incestuosa con ella. Ella le ha dicho que sueña con salir en una revista y, es por ese motivo, que él ha contratado a un fotógrafo y ha ambientado un lugar de su casa para que puedan hacerle las tomas de manera profesional. Había salido a realizar unos asuntos y cuando volvió para ver cómo estaba, se dio con la sorpresa de que el fotógrafo la estaba acariciando. Esto le enfureció mucho pues estaban tocando a su hija y mujer. Le gritó y le botó al fotógrafo porque estaba muy molesto pues nadie, excepto él, tiene el derecho, el cree, de poder tocarla. Como debía demostrarle a su hija que ella ya es su mujer, no tuvo mejor idea que follársela en el mismo lugar donde se estaba sacando fotos tan coquetamente. Al final se tranquilizó y todo volvió a la calma.

Comentar el video

Tu correo no va a ser publicado. Campos obligatorios *

*