Su tía se había encargado de darle todo lo que él no tuvo desde pequeño, una casa, protección, comida y estudios y ahora 18 años más tarde cree que ha llegado el momento de pedirle algo a cambio de todo lo que le dio y que aún quiere seguir dándole. Es una mujer mayor que por estar cuidándolo se descuidó y ahora está sola por eso quiere pedirle sexo a cambio de todo. Su sobrino piensa que es lo mejor que le ha podido pedir porque desea tener una mujer con quien desfogar todas sus ansias sexuales y experimentar placeres aún ocultos para él. Sexo incestuoso con su tía mayor por un plato de comida y por placer.

Comentarios cerrados.