Mi padre enviudó de mi madre hace 8 años y desde aquella época no ha tenido ninguna relación de la cual yo tenga conocimiento, quizá por tal motivo él no quería que yo experimentara la soledad por la que él estaba pasando. Sin embargo él no sabía que el amor que yo sentía por él iba más allá del amor por el hecho de ser mi padre y que también era la razón por la que estaba sola. Tuve que confesarle que si yo no deseaba estar con nadie en mi vida era porque había vivido enamorada de él durante muchos años y ahora que ya era una mujer y tenía necesidades, las cuales calmaba con mi consolador, necesitaba estar a su lado, pero intimamente. Al inicio esta actitud incestuosa le perturbo tanto que ni me miraba y hasta solo hablábamos lo necesario, pero con el paso del tiempo el cedió a mis provocaciones e insinuaciones hasta que llegó el día y me acosté con él, recuerdo que esa tarde por fin pude liberar ese gran deseo sexual sobre el hombre que me dio la vida y que me daba unos orgasmos intensos. Desde aquel día hasta la fecha, él y yo nos hemos mudado de la capital y nos hemos instalado en una pequeña casa que tenemos en una provincia del país. Ahí es donde me sentí más cómoda de estar íntimamente con mi padre, es un verdadero amante, quizá por eso mi madre lo adoraba, pero a mí me fascina como es que su polla roza las paredes de mi coño pero lo que más me encanta es que él se corra dentro mio llenándome el coño con su espesa leche. No me cuido con pastillas ni con nada, él y yo hemos decidido formar una familia sin importarnos nada más.

Comentar el video

Tu correo no va a ser publicado. Campos obligatorios *

*