Cuando mi hermana vino a visitarme me conto que su menor hijo estaba algo mal en las notas de la preparatoria y ella necesitaba mi ayuda pues yo era maestra y quería saber si podía hacer algo por él, con mucho gusto le dije que le daría una clases extras. Fue así como todo empezó, aquella primera clase que tuvimos pasó algo más que anecdótico. Mientras le miraba como él estaba parado frente al Pizarra me entro la calentura y empecé a excitarme tanto que mi cuerpo solo me gritaba follate a tu sobrino. No me costó mucho y fue así como luego de darle algunas pautas sobre lo que ocurriría el cedió, y me permitió ponerme su polla en mi boca, claro luego de que probara mis enormes tetas. Yo en ese momento era mucha mujer para él, pero no me quitaba el deseo de tener sexo con mi menor sobrino. Sin condón asi pelado me metió la polla, dura y tierna en mi coño maduro y ya estrenado, se sentía tan diferente que no paso mucho para correrme y el también. Desde entonces el toma mis clases y yo se las doy con mucho gusto.

Comentar el video

Tu correo no va a ser publicado. Campos obligatorios *

*