Roberto y yo siempre hemos tenido la mente muy abierta y amplia con respecto a la sexualidad, no hemos tenido hijos pero tratamos como propios a mis sobrinos, sobre todo a Jimena a la que siempre hemos tratado como a nuestra hija. Ella estuvo viviendo con nosotros un par de años cuando mi hermana y su esposo la estaban pasando muy mal anímicamente por sus constantes problemas matrimoniales. Nos convencieron de tenerla en nuestro hogar mientras mejoraban su matrimonio. Jimena siempre estuvo al tanto de nuestras conductas sexuales activas que mi esposo y yo manteníamos a diario. Ella en un momento fue quien nos abrió más la mente al decirnos que quería ver como es que se follaba. Nunca había follado con un chaval y quería estar preparada para ese momento, fue así como Jimena y nosotros experimentamos mutuamente esas sesiones amorosas que a mí y a mi esposo nos hicieron tanto bien y a ella le abrieron el camino para tener su primera relación sexual y deslumbrar en la cama a quien tenga la dicha de follársela.

Comentar el video

Tu correo no va a ser publicado. Campos obligatorios *

*