Había llegado a casa de su novia pasado de copas y jamás pensó que entre ella y su madre existía una relación prohibida, una relación incestuosa madre e hija, no lo sospechó hasta que ese día cuando él llego, ellas le recibieron de una manera que él nunca imaginó. Entre las dos le bajaron el pantalón y se metieron su polla hasta el fondo de sus gargantas pidiéndole sexo hasta más no poder, creyó que era un sueño pero al final se dio cuenta que era realidad que se estaba follando a su novia y a su madre.

Comentar el video

Tu correo no va a ser publicado. Campos obligatorios *

*