Siempre hemos dicho que el licor nunca lleva a nada bueno. Madre e hijo se tomaron unas cuantas copas de licor en donde la madre ya estaba arrecha con ganas que le chupen su coño. El hijo al sentir ese olor y calentura de su madre se acerco y la sentó en la silla y suavemente le abrió las piernas para comenzar a chupárselo y al meter su dedo sintió lo mojada y caliente que esta su madre. El hijo comenzó a comer ese coño mojado y la follo como si fuera su mujer y se corrió la leche en su culazo.

Comentar el video

Tu correo no va a ser publicado. Campos obligatorios *

*