Era lo mejor para él llegar a la casa de su tía porque ni bien llegaba ella se alegraba mucho y así como un perro mueve la cola cuando llega su amo ella movía el culo y con eso le daba a entender que le tocaba ser penetrada hasta el fondo y que quería tener su mano metiéndose en su coño hasta el fondo para que de esa forma se estremezca de placer. Era una delicia follar con una mujer como su tía, experta en el arte del sexo y complaciente como una prostituta bien pagada.

Comentar el video

Tu correo no va a ser publicado. Campos obligatorios *

*